27 de diciembre de 2017

27/12/2017 Secuestro Extorsivo

La frase del día:
Verdugo no pide clemencia

El secuestro: esta modalidad delictiva consiste en la privación de la libertad personal con el fin de obtener algún provecho. Desde el punto de vista criminológico pueden distinguirse tres especies de secuestro: el simple, el extorsivo y el político.
El primero tiene motivaciones familiares o de venganza, y se concreta a casos en que un ascendiente o colateral priva de la guarda de su descendiente a otra persona, como cuando el padre se lleva al hijo cuya custodia ha sido judicialmente dada a la madre; o en que la persona recluye a su cónyuge o pariente en la casa de habitación o en otro lugar, o en que alguien retiene a otro para satisfacer una rencilla.
El secuestro extorsivo implica privar a alguien de su libertad personal con el fin de obtener una contraprestación económica que se llama “rescate”.
La modalidad política del secuestro se caracteriza porque el objetivo que se busca tiene aquella orientación, en cuanto se persiguen determinados efectos partidistas.

Es este un delito que exige notable grado de profesionalidad; en él interviene pluralidad de actores con un cerebro que idea y planifica la operación con gran meticulosidad.

REFERENCIA bibliográfica:
Criminología. ALFONSO REYES ECHANDÍA. Editorial Temis. 2003. pp. 230, 231.

La frase del día:
Verdugo no pide clemencia

No hay comentarios.:

Publicar un comentario